El sexo mejoro en el contrariedad: El sexo de embarazada era bastante bueno. Creo que por las hormonas ella se excitaba bastante mas, entonces era mas agudo asi­ como a mi me gustaba verla que sintiera placer, sin embargo a mi tambien me gustaba.

0
8

El sexo mejoro en el contrariedad: El sexo de embarazada era bastante bueno. Creo que por las hormonas ella se excitaba bastante mas, entonces era mas agudo asi­ como a mi me gustaba verla que sintiera placer, sin embargo a mi tambien me gustaba.

No me excitaba bastante el cuerpo humano porque la panza hoy por hoy si que visualmente no seri­a una cosa que me atraiga.

Al final de el contrariedad, como a los ocho meses y no ha transpirado medio, bajo el interes por tener sexo: debido a nunca porque debido a estaba extremadamente pesada y no ha transpirado en ocasiones ella debido a no queria, estaba bastante cansada, e tambien la novia tenia que yacer en diferentes posiciones, por lo tanto alla Ahora dejamos de tener relaciones. Aunque se encontraban cercanos emocionalmente: «Era quedar desnudos, abrazados desplazandolo hacia el pelo tocarnos, nunca tanto en lo corporal sexual. Desprovisto penetracion». ?Por que?: «Queria tener cautela, nunca me gustaba permanecer en lo alto para no aplastar a la bebe. En ocasiones bromeabamos como que «Ay, el bebe esta sintiendo que te la estoy metiendo».

Reflexiono en el mejoramiento del sexo en la pareja: Se dice que durante el contrariedad empiezan an inclinarse las relaciones, ?no?, hasta que seri­a la ocasion en el quepuedes explorar an otra persona, No obstante para mi fue superior que como habia sido antiguamente, por motivo de que primeramente realmente habian estado excesivamente mal. Habian empezado a mejorar cuando empezamos a embarazarnos, y Ahora en el dificultad continuo eso.

Julio Cesar, o la sexualidad excesivamente especial en el embarazo.

?Como fue su vida sexual en el contrariedad?: bastante activa. Nuestra vida sexual no cambio; seguimos consiguiendo relaciones sexuales inclusive 2 dias anteriormente de que el nino naciera. El sexo a lo largo de el embarazo tuvo sus ventajas: nunca te preocupas de la disputa sobre «Ay, va an estar embarazada». Por lo tanto como que te sueltas, bueno, nos soltamos, asi­ como la vida sexual conmigo fue bastante activa. El deseo sexual sobre los dos se mantuvo.

?A que respondieron sus conductas asi­ como posiciones sexuales?: En las primeros meses eran las tradicionales. El propagador, la novia en lo alto, volteada. an ella le gustaba bastante la del propagador, sin embargo al final, por su pancita, yo le decia «Ay, no», es que yo sentia la panza, al bebe, asi­ como si sentia que la apachurraba (presionaba) desplazandolo hacia el pelo ella me decia «Es que no la estas apachurrando» y no ha transpirado yo «Es que yo si siento». Mejor se volteaba asi­ como seguiamos.

En otros enfoques, el vientre dificilmente fue un obstaculo para hacer el apego: No cambio en nada la vida sexual, tambien con su panza; mas bien nos acomodabamos. Hubo una vez que le agarraba su pancita; ella asi­ como yo estabamos completamente entregados asi­ como yo agarrandole al bebe asi­ como el bebe pataleaba, entonces a mi me daba demasiada ternura o que nos integrabamos, mas que nos estorbara el bebe o la date me aplicaciГіn gratuita panza. Le decia al bebe «Le voy an efectuar el apego a tu mama», desplazandolo hacia el pelo le platicaba y al completo eso, asi­ como «No te vayas a enojar», y no ha transpirado el otro empezaba a patalear, en ese interes continuamente fue aprieto.

La practica sexual en el embarazo fue especial: «Fue la habilidad que dificilmente voy a reiterar. Creia que mi destreza era gran en el interes sexual, pero me di cuenta que era extremadamente limitada a lo genital, y no ha transpirado aca se integra lo corpi?reo, lo emocional y Incluso lo espiritual. Fue alguna cosa que nos integro todavia mas, nos unio mas igual que pareja, al crio y nosotros. Nunca habia tenido relaciones sexuales con ninguna embarazada, por lo tanto no tenia ni idea. Yo solamente decia «Voy a tener cuidado de nunca lastimarla» por motivo de que si llego un momento en que me ponia muy euforico asi­ como inclusive subito, entonces yo me decia «Calmate, no saques el latigo», mismamente que «Ay, no, pobrecita».

Las relaciones sexuales a lo largo de el contrariedad fueron aproximadamente la ocasii?n a la semana, o 2 veces a la quincena. Al final del embarazo si hubo ciertos cambios en estas: alla si Ahora nos costaba mas empleo, aunque seguian siendo igual sobre placenteras. Una puesto sexual fue la mas practicada: Por lo regular era la misma, por antes pero era vaginal, nunca anal, nunca nos gustan casi esas ondas, ja ja.

La metodologia cualitativa, en su variedad de interviu (Alvarez-Gayou, 2007; Sapien, 2006; Taylor & Bogdan, 1996), mostro que los procesos sobre obstaculo en que estuvieron implicados las varones fueron singulares, igual que las formas sobre experimentarlos y no ha transpirado significarlos y las sobre proceder asi­ como profesar la sexualidad a lo largo de ellos. Cada macho fue un agente cuya proceder y significacion se ubico dentro sobre una escala que tendria en un extremo a la abstinencia sexual absoluta desde la noticia de inicio de el embarazo, desplazandolo hacia el pelo en el otro limite al disfrute erotico desplazandolo hacia el pelo sexual excelso aun en los ultimos dias de gestacion. Primeramente esta Jose, que suspendio el sexo de preservar un dificultad que habia sido trabajoso de lograr. Segundo, Alberto, que interrumpio el sexo con la destino de vigilar a la pareja durante el estorbo y no lesionar al bebe en desarrollo. Tercero, Andres, que disminuyo su ejercicio sexual con el unico hecho sobre comenzar el embarazo y que lo redujo mas conforme este progresaba. Cuarto, Julio Jorge, que detuvo su ejercicio sexual al final del dificultad con el objetivo sobre eludir un aborto espontaneo. Botellin, Manuel, que tuvo dificiles problemas sexuales en el casamiento, aunque que aminoraron con el mejoramiento de sus relaciones sexuales al alcanzar el contrariedad desplazandolo hacia el pelo los cambios sobre vida y no ha transpirado organicos aparejados a este. Para terminar, Julio Cesar, cuya sexualidad crecio de manera especial desplazandolo hacia el pelo se mantuvo activa Incluso que fue inminente la aparicion de el nacimiento. Todo el mundo las participantes, desde su lugar en la escala mencionada, se visualizaron igual que actores centrales de sus decisiones de como comportarse sexualmente en el estorbo sobre su pareja y el crecimiento gestacional sobre su descendiente (Sapien, 2006).

Deja un comentario